Project Description

WELLINGTON

En el número 1 de la Calle Sagasta de Cádiz, el 101 de la Calle de la Amargura según figura en el Censo de la Parroquia del Rosario de finales del SXVIII, haciendo esquina con el Callejón del Tinte se encuentra una espléndida Casa Palacio.

Allá por Septiembre del 2019 tuvimos la suerte de conseguir el acceso a este edificio en restauración, sin duda uno de los más especiales hasta la fecha. Rescatamos alrededor de 150 vigas, todas ellas de formato muy parecido y una única viga madre. Tuvimos que acudir en 4 jornadas distintas una por cada planta de este majestuoso palacio isabelino, en la medida que los obreros que la constructora iban desmontando y reacondicionando los vetustos techos.

La edificación con tipología de casa palacio fue construida hacia 1750 y atesora por varias razones el máximo interés de protección monumental que otorga el PGOU de Cádiz (Grado 0). Aloja un patio principal cuadrado centrado, galería abierta de 4 lados y escalera de dos tramos. La fachada tiene 5 ejes compositivos, casapuerta centrada y plantas altas diferenciales . Tiene una de las torres mirador de mayor envergadura de la ciudad. Se realizó una fuerte reforma isabelina de un edificio barroco anterior. La fachada está profusamente decorada, con cierros de forja bulbosos y curvos, frontones y recercados. En el patio, cubierto con una montera de gran interés, destaca la escalera imperial construida en 1860.

Y ahora viene lo más interesante. Desde el momento que vimos la majestuosidad del inmueble nos quedó claro que allí tenía que haber habitado algún personaje digno de mención, así que nos pusimos a indagar.

Resulta que el edificio se mandó construir cerca del año 1750 como sede del Consulado y Embajada Británicas en España. Hoy día sonaría extraño pero en aquel entonces, en época de frenética actividad europea en las Américas, la primordial situación geoestratégica de Cádiz debió ser sin duda lo que motivó tal decisión.

Pues su más ilustre inquilino fue el Embajador Sir Richard Wellesley, hermano mayor de Arthur Wellesley, más conocido como el Duque de Wellington, una de las principales figuras militares y políticas del Imperio Británico en el SXIX.

Richard Colley Wellesley, nace en Irlanda en 1760 en una familia perteneciente a la aristocracia angloirlandesa. Es educado en la Royal School, Armagh, Harrow School, Eton College y Christ Church en Oxford, gracias a su persuasiva oratoria y a su excelente capacidad administrativa fue nombrado Lord de la Tesorería primero y más adelante Gobernador general de las Indias Británicas.

En tiempos de Napoleón, ya en plena Guerra de la Independencia Española (1808-1814), fue nombrado Embajador británico en España. Llegó a Cádiz justo después de la Batalla de Talavera.

Richard fue un personaje clave en la cooperación entre el gobierno español y británico a través de su hermano Arthur, Duque de Wellington.

Curiosamente cuando el Duque visitaba Cádiz se alojaba en esta misma casa y estamos seguros que muchas de las estrategias del ejército aliado para expulsar a las tropas napoleónicas de la península ibérica fueron planificadas aquí.

En aquellos tiempos, como español al servicio de la Embajada solo figura Francisco Xavier Insúa que habitaba el entresuelo. En la planta baja había una sastrería y una barbería donde trabajaba y vivía el maestro Josef Ruiz con su mujer Rafaela Milán y su hija Consuelo.

Ya en el Siglo XX, la familia de Benito Cuesta, una adinerada familia gaditana la habitaría hasta finales de los años 90.

Como consecuencia de sus prominentes inquilinos a lo largo de los tiempos la casa guarda auténticos tesoros arquitectónicos e inmobiliarios. En su reciente proceso de reacondicionamiento en hotel de lujo, se han encontrado baúles facturados de un viajes desde las Antillas, paredes con papel pintado y algunas con periódicos del siglo XIX que reforzaban su calidez, salones decorados para bailes y fiestas de la burguesía y cada rincón recuerda los tiempos de los comerciantes de Indias, las cocinas y camas y mobiliarios del siglo XIX.

Patio y escalera de entrada 1 - AMBER STORIES

Patio central y escalera de entrada de la finca.

En la entrada de la finca aún se recuerda el año de la primera reforma y su condición de Consulado Británico (BC: British Consulate).

Imagen recuerda la condición de Consulado Británico 2 - AMBER STORIES
Montera del edificio desde el patio central 2 - AMBER STORIES

Montera del edificio desde el patio central.

Montera y torre mirador de la finca 2 - AMBER STORIES

Montera y la torre mirador de la finca desde la que se tiene una vista de Cádiz prácticamente en 360 grados, ya que no hay ninguna construcción más alta en la zona..

GALERÍA DE HISTORIAS

MESAS

Colección Wellington

WELLINGTON

En el número 1 de la Calle Sagasta de Cádiz, el 101 de la Calle de la Amargura según figura en el Censo de la Parroquia del Rosario de finales del SXVIII, haciendo esquina con el Callejón del Tinte se encuentra una espléndida Casa Palacio.

Allá por Septiembre del 2019 tuvimos la suerte de conseguir el acceso a este edificio en restauración, sin duda uno de los más especiales hasta la fecha. Rescatamos alrededor de 150 vigas, todas ellas de formato muy parecido y una única viga madre. Tuvimos que acudir en 4 jornadas distintas una por cada planta de este majestuoso palacio isabelino, en la medida que los obreros que la constructora iban desmontando y reacondicionando los vetustos techos.

La edificación con tipología de casa palacio fue construida hacia 1750 y atesora por varias razones el máximo interés de protección monumental que otorga el PGOU de Cádiz (Grado 0). Aloja un patio principal cuadrado centrado, galería abierta de 4 lados y escalera de dos tramos. La fachada tiene 5 ejes compositivos, casapuerta centrada y plantas altas diferenciales . Tiene una de las torres mirador de mayor envergadura de la ciudad. Se realizó una fuerte reforma isabelina de un edificio barroco anterior. La fachada está profusamente decorada, con cierros de forja bulbosos y curvos, frontones y recercados. En el patio, cubierto con una montera de gran interés, destaca la escalera imperial construida en 1860.

IMG 20190917 124327 2 scaled - AMBER STORIES

Y ahora viene lo más interesante. Desde el momento que vimos la majestuosidad del inmueble nos quedó claro que allí tenía que haber habitado algún personaje digno de mención, así que nos pusimos a indagar.

Resulta que el edificio se mandó construir cerca del año 1750 como sede del Consulado y Embajada Británicas en España. Hoy día sonaría extraño pero en aquel entonces, en época de frenética actividad europea en las Américas, la primordial situación geoestratégica de Cádiz debió ser sin duda lo que motivó tal decisión.

Pues su más ilustre inquilino fue el Embajador Sir Richard Wellesley, hermano mayor de Arthur Wellesley, más conocido como el Duque de Wellington, una de las principales figuras militares y políticas del Imperio Británico en el SXIX.

1200px Richard Wellesley - AMBER STORIES

Richard Colley Wellesley, nace en Irlanda en 1760 en una familia perteneciente a la aristocracia angloirlandesa. Es educado en la Royal School, Armagh, Harrow School, Eton College y Christ Church en Oxford, gracias a su persuasiva oratoria y a su excelente capacidad administrativa fue nombrado Lord de la Tesorería primero y más adelante Gobernador general de las Indias Británicas.

En tiempos de Napoleón, ya en plena Guerra de la Independencia Española (1808-1814), fue nombrado Embajador británico en España. Llegó a Cádiz justo después de la Batalla de Talavera.

Richard fue un personaje clave en la cooperación entre el gobierno español y británico a través de su hermano Arthur, Duque de Wellington.

Curiosamente cuando el Duque visitaba Cádiz se alojaba en esta misma casa y estamos seguros que muchas de las estrategias del ejército aliado para expulsar a las tropas napoleónicas de la península ibérica fueron planificadas aquí.

En aquellos tiempos, como español al servicio de la Embajada solo figura Francisco Xavier Insúa que habitaba el entresuelo. En la planta baja había una sastrería y una barbería donde trabajaba y vivía el maestro Josef Ruiz con su mujer Rafaela Milán y su hija Consuelo.

Ya en el Siglo XX, la familia de Benito Cuesta, una adinerada familia gaditana la habitaría hasta finales de los años 90.

Como consecuencia de sus prominentes inquilinos a lo largo de los tiempos la casa guarda auténticos tesoros arquitectónicos e inmobiliarios. En su reciente proceso de reacondicionamiento en hotel de lujo, se han encontrado baúles facturados de un viajes desde las Antillas, paredes con papel pintado y algunas con periódicos del siglo XIX que reforzaban su calidez, salones decorados para bailes y fiestas de la burguesía y cada rincón recuerda los tiempos de los comerciantes de Indias, las cocinas y camas y mobiliarios del siglo XIX.

Patio y escalera de entrada 1 - AMBER STORIES

En la entrada de la finca aún se recuerda el año de la primera reforma y su condición de Consulado Británico (BC: British Consulate).

Imagen recuerda la condición de Consulado Británico 2 - AMBER STORIES
Montera del edificio desde el patio central 2 - AMBER STORIES
Montera y torre mirador de la finca 2 - AMBER STORIES
GALERÍA DE HISTORIAS

MESAS

Colección Wellington